Hoechlin O'Brien Web

Inicio > Photoshoots & magazine scans > Tyler Hoechlin > 2016 > Flaunt Magazine

003002
 

SPA: A continuación les dejamos la entrevista traducida de Tyler con Flaunt Magazine:

¿Hiciste algo para prepararte para el papel, además de hacer crecer ese increíble bigote?

Fue muy divertido, llegué a casa después de rodar y mi padre no me había visto desde que me dejé crecer el bigote y me abrió la puerta en Acción de Gracias y él me miraba y era como “nop, nop, nop.” Dijo que se sentía como si se estuviera mirando en un espejo. Pero mentalmente, estuve recordando esos días jugando al béisbol y traté de recordar cómo era el ambiente con los chicos y el modo de pensar, y permitir que iba a ser moldeado por Rick (Linklater).

El nombre de Linklater tiene su propio mérito, pero, ¿qué fue lo viste en este guión que te hizo darle una oportunidad?

Una gran cantidad de películas de deporte en mi opinión personal cometen el error de centrarse demasiado en el juego real o lo que sucede en el campo. Si deseas ver un partido, ves un partido. Ahí es donde está realmente el drama, pero cuando el partido está pasando fuera de la pantalla sabes que el guión y el resultado se determina. El drama de ese momento no es suficiente, la experiencia que se obtiene al ver un partido real. Así que, para mí, lo más interesante y fascinante era la relación entre los chicos.

En ‘Dazed and Confused’  la música jugó un papel muy importante en la película. ¿Es este el caso de esta película?

Rick hizo una lista de reproducción para nosotros. él decía: “estas son las canciones que les gustarían a diferentes chicos. Encuentren la que crean que su chico escucharía.” Eso es lo genial sobre Rick. No significa necesariamente que diga “esto es lo que eres.” Él te permite contribuir en lo que piensa, sus ideas, y cómo se ve este tipo.

¿Hay algún momento del pasado en el que piensas y revives una y otra vez?

Soy consciente de la suerte que tengo al pensar en ello. Pero con este proyecto, la última noche, volvimos al rancho de Rick y sólo tenía una noche allí. Fue esta locura de “volver a casa” antes de ir a casa, una especie de “último día del campo”. Hablamos y recordamos todo lo sucedido durante el rodaje. Ha pasado casi un año y medio y ahora todos todavía nos mandamos mensajes en cadena todos los días. Sin duda uno de esos momentos que agradezco, haber hecho tantos amigos en un proyecto.

 

ENG: Tyler’s interview with Flaunt Magazine:

Was there anything you did to prepare yourself for the role, besides growing the amazing cookie duster?

It was really funny, I came home from shooting and my dad hadn’t seen me since I had [the mustache] and I opened the door on Thanksgiving and he looked at me and was like “nope, nope, nope.” He said it felt like he was looking in a mirror. But mentally, [I] was going back and recalling those [baseball-playing] days and trying to remember what the vibe was like with the guys and what the mindset was and allowing that to be molded by Rick [Linklater’s] recollection.

Linklater’s name alone holds its own merit but what about this script made you jump at the opportunity?

A lot of sports movies—in my personal opinion—make the mistake of focusing too much on the actual game or the stuff on the field. If you want to watch a game, you watch a game. That’s where the drama really is, but when the game is playing out on-screen, you know it’s scripted and the outcome is determined. The drama of that moment is not quite the experience you get when you watch a real game. So, to me, the most interesting and fascinating thing was the relationship between the guys.

In Dazed and Confused the music played a huge role in the film. Was that the case for this film?


Rick put together a playlist for us. He’d say, “these are the songs different guys would’ve been into. Find the one you think your guy would have been into.” That’s the brilliant thing about Rick. He doesn’t necessarily tell you “this is what you are.” He allows you to contribute what comes to your mind, your thoughts, and how you see this guy.

Is there one moment in the past you think back to and reminisce over?

I count my blessings knowing I have a couple of those. But with this project, on our last night, we went back to Rick’s ranch and just had a night out there. It was this crazy thing of “going home” before going home, a “last day of camp” sort of thing. There was storytelling and reminiscing about all the times we had on set and during rehearsal, everything. It’s been almost a year-and-a-half now and we all still have a text chain that goes off daily. Definitely one of those “count your blessings” moments, having made so many friends on one project.

mayo 20, 2016 Author: admin No Comments